9 tips para cambiar de carrera profesional en sus 40 años

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 15 segundos

Durante los 40s, se espera que la persona haya realizado una trayectoria aceptable en su conocimiento y vida profesional, por lo que no se espera que sea usual un cambio o giro profesional.

Sin embargo, cada vez es más común recibir personas en entrevistas laborales con intensiones muy manifiestas de darle un cambio a las funciones, responsabilidades e industria en la que se han desenvuelto en los últimos 15 o 20 años de su vida.

Partiendo de esta situación, lo más importante sería definir los siguientes aspectos:

  1. Sea honesto con usted mismo y revise sus mejores cualidades, características y competencias.
  2. No tenga miedo de salir de su zona de confort, pero siempre calculando los riesgos de sus decisiones.
  3. En caso de tener un trabajo estable, la recomendación es ir combinándolo con sus verdaderas aspiraciones, para crear un nuevo camino profesional
  4. Es muy probable que tengas muy claro, lo que NO quieres desempeñar. Esta definición te llevará a enfocarte en las áreas que quisieras explorar por primera vez.
  5. Busca llevar cursos o carrera rápida que te permita tener nuevas herramientas.
  6. Cuando reflexiones sobre este cambio, se insistente contigo mismo para encontrar una oportunidad que realmente si te guste hacer.
  7. En caso de que no tengas suficiente formación o la que tienes está algo “oxidada”, busca la forma de refrescar conocimientos. Apúntate a cursos de especialización, preferiblemente que contengan prácticas. Para bajar el costo de esta inversión, puede buscar formaciones en internet que sean avaladas a nivel nacional.
  8. Puede realizar servicio de voluntariado en lugares y/o giros de negocio que sean compatibles con sus nuevas aspiraciones. Míralo como un hobbie.
  9. Otra alternativa es iniciar un negocio propio. Esto aplica en caso que se esté muy claro de lo que desea hacer. Hay sitios en internet en donde se asesora y enseña a muy bajo costo, nuevas herramientas para la creación del proyecto.

Podríamos resumir los puntos anteriores, con la respuesta de las siguientes preguntas:

-¿Qué quiero hacer? ¿A qué me quiero dedicar? 

-¿En qué soy realmente bueno? ¿Qué aporto yo, qué no aportan otros?

-¿Para qué quiero hacer esto?

Si logras unir lo que te apasiona, lo que haces muy bien y el sentimiento de lo que realmente quieres hacer, podrás cambiar en un tiempo corto, el trabajo actual por el soñado.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.