Política de Comportamiento vrs Reglamento Interno.

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 15 segundos

Hace muchos años, la práctica común dentro de las organizaciones era la de realizar un Reglamento Interno, que en la mayoría de los casos presentaba varias dificultades. Entre ellas estaban: era casi una copia del Código de Trabajo, no era flexible, debía pasar por la aprobación del Ministerio de Trabajo (este trámite puede durar de uno a dos años) y varios puntos de este documento, no siempre eran compatibles con las necesidades de la organización.

Otra limitante de los Reglamentos Internos era que una vez aprobado por el Ministerio de Trabajo, este no se podía modificar. Es decir, si en el Reglamento se mencionaba que el tiempo de almuerzo era de 12 md – 1 pm, ese era el tiempo de almuerzo y no se debía salir de esta disposición. En caso de que la empresa quisiera modificarlo, debía volver a pasar por la solicitud y revisión al Ministerio de Trabajo, el cual podría durar meses por temas muy puntuales.

Por esta razón, la mayoría de las empresas implementaron la utilización de la Política de Comportamiento, ya que esta se puede acomodar a las necesidades de la empresa, nos permite regular y al mismo tiempo posee la flexibilidad que requerimos.

La Política de Comportamiento puede ser tan corta o extensa como así lo requiera la organización y lo minucioso que quieran ser la jefaturas y/o dueño en las regulaciones, control de calidad, solicitudes al personal, deberes y derechos que poseen los colaboradores.

Este documento nunca se encontrará por encima del Código Laboral por lo que debe estar alineado con el mismo, cumplir con reformas procesales y jurisprudencia vigente en nuestro país. Es decir, nos permite esclarecer al colaborador lo que se puede y no se puede hacer, muy enfocado en la organización que realice la Política de Comportamiento.

Es importante señalar, que este documento debe ser de conocimiento de todos los colaboradores y puesto en marcha en igualdad de condiciones para todas las personas trabajadoras. El éxito o no de la implementación de este, radica en el seguimiento de las conductas de los colaboradores y en ejecución de las medidas disciplinarias y/o felicitaciones que debemos brindar al personal.

Para resolver muchas situaciones empresariales, debemos iniciar por la realización de este documento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.