Siete beneficios por aceptar a las personas tal como son.

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 8 segundos

Tal como vimos en nuestro blog anterior, existen diversas formas de aceptar a nuestros compañeros de trabajo. Dicha actividad constante, nos puede brindar los siguientes beneficios:

  1. Aprendemos a ser más asertivos en nuestras decisiones y en solicitar lo que necesitamos de los demás. El acto reflexivo de la autocrítica positiva, revisión de nuestros pensamientos, sentimientos y conductas, nos llevan a ser más honestos con nosotros mismos y con las otras personas.
  2. Nuestra forma de hablar muta de palabras exigentes a solicitudes o peticiones más abiertas y flexibles para las demás personas.  Esto quiere decir que el otro está en su derecho de acceder o no.
  3. Este proceso nos permite aprender cosas nuevas, ya que todas las personas pueden enseñarnos y tenemos la posibilidad de inspirar o ser ejemplo para otras personas.
  4. Creas nuevas redes sociales con amigos diferentes e interesantes. En el momento en que dejamos de juzgar, las personas se sienten mucho más atraídas. Esto se traduce en la construcción de una red más ecléctica de amigos y/o conocidos.
  5. Podrías convertirte en una persona más progresista y con conocimiento de diversas culturas, lo que brinda mayor cantidad de herramientas cognitivas para tomar decisiones e incorporar dentro de los planes de trabajo, mayor diversidad y desarrollo de tolerancia.
  6.  Te sentirás mejor. Cuando experimentas alguna forma de resistencia y odio hacia un grupo y/o persona, eliges tener una vibración de energía más baja. Si superas esa resistencia, te sientes más ligero, feliz y experimentas más alegría y satisfacción.
  7. Puedes participar en la creación de un mundo mejor, ya que demuestras más comprensión y aceptación hacia los demás. Haciendo una contribución positiva a la conciencia colectiva compuesta por creencias compartidas que funcionan como una fuerza unificadora dentro de la sociedad.

De igual forma, existen estudios que demuestran que el acto reflexivo constantes de sí mismo y la decisión de aceptar a las personas que le rodean, permite tener un mejor humor, descernimiento, resiliencia, pensamiento estratégico y mayor asertividad en la comunicación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.